Dolores Guadalupe García Escamilla
Fecha del ataque: 05 de ABRIL del 2005
Dónde se cometió el ataque: Tamaulipas
Tipo de ataque: Asesinato
Estado del expediente: Abierto

La periodista se encontraba afuera de su oficina cuando un asesino le disparó un total de 14 veces

La periodista Dolores Guadalupe García Escamilla residía y trabajaba en la ciudad de Nuevo Laredo, en el estado de Tamaulipas. Fue atacada el 5 de abril de 2005 en la misma ciudad y falleció el 16 de abril.

García Escamilla, reportera de la estación “Punto Rojo, Estéreo 91”, estaba afuera de su oficina cuando le dispararon, un total de 14 veces. Fue llevada al hospital, pero falleció por complicaciones.

El incidente ocurrió media hora después de que se transmitiera un reportaje sobre el asesinato de un defensor de derechos humanos.

Dolores Guadalupe García Escamilla había recibido amenazas previas. Para desprestigiarla, La Procuraduría General de la República filtró que la periodista era una de las personas a las que el Cártel del Golfo pagaba para distribuir información entre reporteros.

Distintas organizaciones se pronunciaron por una investigación imparcial y urgente.

RECOMENDACIÓN GENERAL No. 17 SOBRE LOS CASOS DE AGRESIONES A PERIODISTAS Y LA IMPUNIDAD

CONSULTA EL EXPEDIENTE DE LA ALIANZA DE MEDIOS MX AQUÍ 

Dolores Guadalupe García Escamilla
Expedientes
Reportes
Benjamín Morales Hernández
REDACCIÓN · Agosto 30, 2021

El periodista había denunciado amenazas y expresado de manera pública que temía por su vida

Manuel Buendía Tellezgirón
REDACCIÓN · Agosto 29, 2021

Saliendo de su oficina, en el cruce de Insurgentes y Reforma, él iba abordar su coche y un sicario lo tomó de su gabardina para inmovilizarlo y le disparó en cinco ocasiones por la espalda, con una browning nueve milímetros

Nevith Condés Jaramillo
REDACCIÓN · Agosto 29, 2021

El periodista denunció que había recibido amenazas en las últimas semanas, pero no recibió protección, de acuerdo con medios locales

Javier Arturo Valdez Cárdenas
REDACCIÓN · Agosto 29, 2021

El periodista llevaba tres meses recibiendo amenazas anónimas; durante décadas, sus notas, reportajes, columnas y libros documentaron la violencia provocada por los grupos criminales en Sinaloa y en el país